estamos en: » inicio » noticias » rutas y concentraciones » ruta de los imposibles (madrid-cantabria)

Agenda Quadtrera

«»

Febrero de 2023

LuMaMiJuViDo
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728     

RUTA DE LOS IMPOSIBLES (Madrid-Cantabria)

Más de mil kilómetros recorridos con nuestros quad y ATV, y todo tipo de terrenos y situaciones superadas luchando contra las inclemencias del tiempo.

Artículo publicado por Pablogueb Saturday, 02 de January de 1999, a las 00:00 C.E.T.
Mas información

MADRID CANTABRIA, LA RUTA DE LOS IMPOSIBLES

“No hay camino intransitable, solo viajeros cobardes”

     

Atrás queda cuando hace ya mas de ocho meses nos dijo nuestro amigo Gavi de Cantabria “Ramón haber cuando vienes a verme y nos damos una vuelta por mi zona” lo que no se podía imaginar el, es que fuera montando des de mi casa, cuando se lo dije se sorprendió, pero mas me sorprendió el a mi cuando me dijo “pues yo esa ruta la hago igual que tu”, a si pues que ni corto ni perezoso el Viernes se desplazo desde su casa para salir de la mía.

  


No fue fácil encontrar a gente dispuesta a pasar esta aventura, pero finalmente contamos con cinco personas dispuestas a superar todas las etapas desde Madrid hasta la costa Cantábrica, a por cierto y vuelta a Madrid. Estos cinco valientes son por orden de aparición:
- Ramón Montoya , desde Madrid con su Renegade 800 X
- Gabriel Gutierrez, desde Santander con su Renegade 800
- Marcos Briceño, desde Madrid con su renegade 800
- Jose Rodrguez, desde Madrid con su King Quad 700
- Andrés López desde Toledo con su Outlander 800 Max XT

A estos cinco hay que sumar a dos compañeros con los que contaríamos las dos etapas centrales, desde Saldaña, Valladolid hasta Santander y vuelta, ellos son:
- David Melendez, desde Saldaña Valladolid con su King Quad 700.
- Fermín Castrillo, desde Saldaña Valladolid con su Rincón 700

  

Pues una vez reunidos los componentes de la expedición en Gascones, un pueblecito de la Sierra de Madrid, y tener todos los cabos atados, localización de gasolineras de sobra, posibles rutas alternativas por si hubiera algún problema, todos los tramos de la ruta habían sido comprobados con anterioridad, la mayor parte de los componentes del grupo con la ruta cargada en su GPS, sistema de rotación del grupo "El rondo" para que nadie se pierda, teléfono por satélite para que nunca nos quedemos incomunicados y por si todo esto esto fuera poco, llevábamos un sistema de localización mediante el cual nuestras familias sabían de nuestra posición exacta y actualizada cada 2 segundos con solo echar un vistazo al ordenador de nuestras casas.
El Viernes nos pusimos en marcha con algo de retraso y con la presencia de la lluvia nada más salir. Por lo que aprovechando a la parada obligada para unos ajustes de los equipajes, la mayoría aprovechó para ponerse los trajes de agua, los cuales no se los quitaron durante todo el viaje, debido al mal tiempo que nos hizo.

  

No tardó en aparecer la problemática nieve al pasar la Sierra de Madrid, ya que alcanzamos los 1.700 metros de altitud y tal y como estaba el tiempo la nieve fue nuestra compañera de viaje durante gran parte de la ruta.
Tenemos que dar las gracias a nuestro compañero Andre por abrirnos camino en la nieve y permitirnos pasar por fin la cordillera que nos hizo perder como unos 2 horas para recorrer 12 Km., empezaba bien la cosa.

Una vez pasamos la Sierra, continuamos encontrándonos, tierra, barro, hasta tierra de playa en mitad de un pinar. Los kilómetros iban pasando y Ramon notó un tintineo en el freno trasero de su X, lo que nos obligo a parar y darle un apriete al soporte del disco. No fue suficiente y más adelante hubo que tomar medidas mayores, quitamos un tornillo del Renegade de Marcos y lo complementamos con los que le quedaban al X de Ramon, continuamos el resto de la ruta sin ningún contratiempo.
Ya se hacia notar el cansancio, caía la noche por los páramos de Castilla y la ruta continuaba. Los kilómetros se hacían más largos conforme avanzaba la noche, pero de pronto una forma se vislumbró en el arcén del camino, era el King Quad de David, pero ¿donde esta David? Escondido entre unas pacas de paja para darnos una sorpresa.
Una vez nos encontramos con el, algunos pensamos que nos quedaba ya poco y que había salido a nuestro encuentro, si..., a nuestro encuentro pero unos 60 kilómetros en sentido Madrid, la madre que le parió.

  

Por fin en Saldaña, las 20:00 horas, cuatro horas más tarde de lo previsto, lo peor estaba por llegar. Guardamos los quads en el garaje de David, nos encontramos con Fermín y nos cambiamos para cenar. Cenamos más de la cuenta y alguno se acordó luego por la noche, pero fue espectacular, todo buenísimo.

 

A la mañana del Sábado nos preparamos pronto, revisamos la reparación del día anterior y pusimos los tornillos que faltaban en el disco. Una vez todos los equipajes instalados en los quads, nos pusimos en marcha. La ruta del Sábado transcurrió sin ningún contratiempo, hicimos parada obligada a comer algo en una gasolinera y continuamos para ascender a los Picos de Europa.
De nuevo hizo su aparición la nieve según nos aproximábamos a Alto Campoo, lo que nos obligó a dar la vuelta a parte del grupo y cruzar esa zona por carretera, el resto consiguió atravesar la nieve tras mucho esfuerzo y llegar a la otra cara de la montaña.
Tras aparecer los densos bosques que recorrían las retorcidas pistas por las que circulábamos en plena oscuridad, pudimos denotar que nos encontrábamos en Santander, quedaba poco para nuestro destino. Por fin llegamos a casa de Gabi y a la costa Cantábrica! Pero la foto la dejamos para la mañana, ya que era tarde y no se apreciaría nada.
Una vez lavados y engrasados los vehículos por cortesía de Gabi, al ir para el alojamiento llegó el segundo grupo a su destino, pero con una baja, Andrés, no pudo completar la ruta, ya que una avería en la caja de cambios le dejó sin transmisión y fuera de la aventura, le remolcaron y más tarde le fue a buscar la grúa. Una verdadera lástima, pero pudimos disfrutar de su compañía en esa cena, ya que el taxi le llevaría a casa por la mañana.

La cena fue espectacular, no nos gusta decir que nada es imposible, pero después de los entrantes, el “San Jacobo” de David era imposible de acabar, prueba de ello fue su ayuno durante todo el día siguiente, tras la imposibilidad de acabárselo. Nos recogimos después de pasar una cena divertidísima y nos fuimos a descansar en la preciosa pensión de los padres de Gabi.

  

La mañana siguiente nos pusimos en marcha con más rapidez, ya que nos esperaba un día muy duro por delante y nos quedaba pisar la costa para cumplir nuestro objetivo y para disfrutar de las espectaculares vistas de la Costa Cantábrica al lado de nuestras máquinas, en este momento fue cuando nos dimos cuenta de que todo el esfuerzo merecía la pena.
La etapa del Domingo estaba prevista recorrer hasta Aranda de Duero, lo que sumaba unos 380 Km. totales, por lo que decidimos no entretenernos mucho y ponernos en marcha. La primera ascensión prometía un día espléndido, sin lluvia, sin frío, espectacular.
Este fantástico día fue truncado cuando hizo su aparición de nuevo la nieve, la cual nos obligó a seguir una ruta alternativa guiada por tres compañeros de la zona que nos comunicaron que la ruta que llevábamos era infranqueable por la nieve. Por lo que decidimos seguirles para que nos mostraran una ruta alternativa. Una vez nos dejaron de nuevo en el track llegamos a la gasolinera la cual paramos a comer en la subida y ya que conocíamos el sitio, paramos de nuevo.
Una vez las fuerzas retomadas continuamos hasta el momento de la despedida de nuestros amigos de Saldaña, que desviaron su camino hasta casa. A los cuatro jinetes del Apocalipsis nos quedaban todavía muchas penurias hasta nuestro destino, y todas ellas de noche.
La hora se nos echaba encima y la noche y el cansancio no perdonaban, la lluvia no daba tregua y el barro era cada vez más insoportable en las gafas. Cuando todo se hacia cuesta arriba, al llegar a un reportaje, nos llevamos una fatídica sorpresa, la gasolinera estaba cerrada por el horario.
Ya eran las 21:30 y teníamos dos opciones, buscar el repostaje más cercano desviándonos de la ruta hacia Lerma y barajar si seguir o quedarnos a dormir allí, o las más arriesgada, ajustar el combustible hasta Aranda de Duero cumpliendo con la ruta que marcaba el GPS, quedando 70 Km. por completar. Que decidimos, pues es evidente, había que arriesgar.

    

No se si es así el refrán, pero tras unos kilómetros que se hacían interminables, “arriesga y vencerás”, conseguimos pasar la etapa más dura de toda la aventura, llegamos a Aranda de Duero a las 00:00 de la noche pero orgullosos y sin ningún contratiempo. Sinceramente creo que tomamos la elección correcta.
Nada más llegar les dimos un manguerazo a los quads en un lavado a presión y Fermín y su hijo Diego del concesionario oficial can-am™, V-TWIN, nos cuidó los quads en su taller, él y su mujer Ana, se habían preocupado por alquilarnos un piso estupendo y con la cena en la mesa, listo para nuestra llegada, de parte de los jinetes del Apocalipsis, muchas gracias por todo a los tres.

  

Ya por la mañana nos quedaba solo la llegada triunfal, un paseo hasta el pueblo del cual salimos tres días antes, Gascones, el cual se separaba de donde nos encontrábamos unos 100 Km., un bonito paseo comparado con lo que habíamos pasado en los días anteriores, solo hubo que destacar el imponente almuerzo que tomamos a medio camino y la breve presencia de niebla que encontramos en las primeras horas de la mañana.
Llegamos a nuestro destino a la hora de comer, increíble, el único día que pudimos cumplir el horario. Nuestro objetivo ahora si era completo, ruta Madrid – Costa Cantábrica completada con éxito, más de mil kilómetros recorridos y todo tipo de terrenos y situaciones superadas. Esta prueba fue para muchos de nosotros el bautismo de sangre con nuestro quad, lo que nos ha permitido conocerle mejor y ganar mucha experiencia en su conducción.
A parte de esto fue una experiencia inolvidable e irrepetible, solo nos queda la satisfacción de haber cumplido con el sueño que comenzó siendo imposible, y gracias al esfuerzo y a la afición que tenemos se pudo hacer posible. Algo que hemos de agradecer mucho fue el que no haya habido ningún accidente. La nota negativa, la obligación del abandono de Bruti sin poder llegar a su destino.

  

Solo nos queda dar las gracias a quien ha hecho esto posible, Ramon, por pegarte esas palizas a marcar la ruta, a todos los han testeado los tramos, David, Peque, Marcos, Diego, Gabi, Calix... en definitiva a todos por tener el coraje de hacer la ruta, Bruti y Fermín y a las personas que se quedan en casa, por que no han podido venir o se quedan preocupados por sus compañeros y familiares durante todos estos días, a todos gracias por hacer dejarnos vivir esta experiencia que seguro no olvidaremos.

“No hay camino intransitable, solo viajeros cobardes”
TEXTO Y ORGANIZACION: EQUIPO COMPETICION V-TWIN
FOTOS: DAVID MELENDEZ


 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

  • © Quadtreros.com
  • Tiendadequad.com
  • ProductosUsados.com
  • Quadtreros.net
Contacto - Aviso legal - Política de Privacidad - Información sobre seguridad
Diseño web Netfila